Noticias

INICIANDO EL MASAJE

INICIANDO EL MASAJE

Cris Comentarios 22-08-2017 Volver al listado

ESTABLECER REGLAS BÁSICAS

 

Cuando se trata de probar algo nuevo, como el masaje erótico, vale la pena pasar algún momento hablando con su pareja, y establecer algunas reglas básicas. Esto le dará pautas claras sobre lo que le gusta a su pareja y le dará confianza, incluso para probar cosas nuevas.

 

1 Mostrar respeto a la pareja, prestando atención a lo que le esté sucediendo en cada momento. Si está disfrutando de un toque particular, tómese un tiempo antes de pasar a otra parte del cuerpo.

 

2 Prometer dedicarse por entero al placer de su pareja durante el masaje, poniendo a un lado todas sus necesidades y deseos personales.

 

3 Prometer evitar presionar a su pareja para llevarla hacia cualquier meta, como hacia el orgasmo o el sexo con penetración durante el masaje, a menos que esto haya sido acordado de antemano.

 

4 Prestar total atención durante todo el masaje, y no distraerse con nada.

 

5 Aceptar responder instantáneamente a cualquier signo de malestar o a una reacción negativa.

 

6 Aceptar cualquier reacción negativa, incluso si no puede entender por qué su pareja no está disfrutando. Todos respondemos al tacto de diferentes maneras. Es posible que su pareja no disfrute al tocarle ciertas áreas de su cuerpo, o puede que no reaccione bien a determinados tipos de tacto.

 

7 Establecer el acuerdo de no hablar innecesariamente. El destinatario entrará en un estado muy relajado y alterado de conciencia, por lo que cualquier sonido que haga parecerá más fuerte y más intrusivo de lo que se pretende. El masaje debe tener lugar en un ambiente de calma.

 

Para obtener el máximo beneficio y placer del masaje erótico, es importante que tanto usted como su pareja estén mental y físicamente preparados. Reserve el tiempo de antemano para relajar su mente, limpiar y mimar sus cuerpos, asegurarse de que su respiración es tranquila y controlada, y su cada comodidad ha sido atendida. Así asegurará que al comienzo de la sesión, sus preocupaciones hayan quedado muy atrás.

 

PREPARÁNDOSE PARA EL MASAJE

 

PREPARAR LA ZONA

 

Dése tiempo antes del masaje para sentarse tranquilamente y relajarse. Deje que su respiración se calme y deje atrás las preocupaciones. Las personas que meditan, hacen yoga, disfrutan caminando, o reciben masajes regularmente encuentran más fácil relajarse, ya que buscan tiempo para dejar que su cuerpo y su mente descansen. Puedes entrenar tu cuerpo para que responda a señales como "respirar profundamente, relajar el vientre, ablandar las manos, abrir la frente..." y así sucesivamente, hasta llegar a un punto en el que simplemente aleje el pensamiento y su cuerpo responderá Instantáneamente. Puede encontrar en clases de yoga o de meditación un buen lugar para aprender a relajarse, y llevarse estas habilidades con usted. Una idea es pasar tiempo con su pareja antes de comenzar el masaje: salir a dar un paseo; sentarse tranquilamente juntos y meditar, o escuchar música relajante; o asistir clases de yoga juntos.

 

CUIDADO PERSONAL Y LIMPIEZA

 

Tanto usted como su pareja deben ducharse o bañarse antes del masaje, teniendo especial cuidado de lavarse bien los pies, ya que rara vez reciben la atención que necesitan. A medida que perfeccionen su sentido del olfato, encontrarán que se vuelven más exigentes sobre la calidad de los productos perfumados, notando cómo el olor puede afectar su estado de ánimo. Lavar con productos naturales de buena calidad que contengan tantos ingredientes orgánicos como sea posible.

 

Ciertos olores suelen ser más atractivos, y pueden levantar o relajar su estado de ánimo dependiendo de la fragancia que elijan. Frote una lujosa crema o loción en su piel para que se sienta suave al tacto. Recuerde todas las áreas, especialmente aquellas con tendencia a la sequedad, como los pies y los codos. Otra razón para usar lavados orgánicos, lociones y champú es que la piel es altamente porosa ya que través de ella absorbemos los productos químicos y toxinas que contienen muchos de los productos actuales.

 

Es importante mantener una limpieza escrupulosa durante todo el masaje. Cuando realice un masaje íntimo en una mujer, lávese las manos después de masajear otras áreas, especialmente dentro del ano, para evitar involuntariamente pasar las bacterias de nuevo a la vagina. Es posible que desee usar guantes de mano o dedos de látex para el masaje anal. Estos pueden sentirse extraños al principio, pero el receptor apenas notará que usted los está usando, especialmente si usa lubricación.

 

CONTROLANDO SU RESPIRACIÓN

 

Un día estresante puede hacer su respiración poco profunda, lo que, a su vez, afecta a la circulación sanguínea y muchas funciones fisiológicas. Antes de la sesión de masaje, siéntese en silencio y deje que su respiración se calme y profundice, llenando su cuerpo con oxígeno fresco. Su vientre debe inflarse a medida que respira. Su caja torácica debe levantarse, permitiendo más espacio para que su corazón haga su trabajo eficazmente. Haga que su aliento externo sea fuerte y estable. Continúe respirando profundamente durante unos minutos. Observe cómo su cuerpo se relaja. Cuando masajee, respire constante y profundamente a lo largo para ayudar a mantener una profunda relajación tanto en usted como en su pareja. Sea consciente de cómo se siente durante el masaje: ¿sigue tranquilo y relajado? Probablemente encontrará que está derivando a un estado de felicidad tranquila también. Si los pensamientos llegan a su mente, déjalos ir, y relájese de nuevo.

 

COMENZAR

 

Antes de comenzar el masaje, verifique que la habitación esté lo suficientemente caliente. No sentirá el frío de la misma manera que su pareja porque está activo durante el masaje, por lo que necesita ser consciente de esto. Debe sentirse cómodo usando sólo una camiseta ligera y pantalones cortos, por ejemplo. Evite usar ropa que sea más pesada que ésta o le resultará difícil calibrar la temperatura ambiente. Proporcione una almohada si su pareja la necesita. Cuando su pareja está acostada sobre su espalda lista para el masaje, cúbrala con un sari, chal o una toalla. Esto sirve para dos propósitos: puede ayudar a mantener a su pareja caliente y evitar escalofríos repentinos, y también puede dar a su pareja una sensación de seguridad si se siente un poco expuesta durante el masaje. Retire el sari o manta mientras masajea el cuerpo y reemplácelo cuando termine; luego deje descansar a su pareja.

 

CENTRAR A SU PAREJA

 

Antes de empezar a tocar y masajear la parte delantera del cuerpo de su pareja, tome un momento para practicar este asimiento. Es un abrazo fácil, pero muy nutritivo que equilibra y deja a su pareja lista para el masaje. Este asimiento abre el canal de la energía que funciona a través del centro del cuerpo, del área genital a la corona de la cabeza, haciendo que su pareja sienta más energía y viva la estimulación erótica. Siéntese cómodamente junto a su pareja. Coloque una mano sobre la coronilla de la cabeza de su pareja y la otra ligeramente sobre su hueso púbico, con los dedos hacia abajo hacia sus pies. Sus dedos deben descansar ligeramente sobre su perineo. Sintonice el ascenso y la caída de la respiración de su pareja y sienta la energía que pasa entre sus dos manos. Mantenga esta posición durante unos minutos.

 

MANOS Y BRAZOS RELAJADOS y RELAJANTES

 

Las manos y brazos suaves, cálidos y relajados son la clave para dar un masaje erótico exitoso. Su pareja debe sentir su pulso y ritmo a través de sus manos y será consciente de cualquier tensión. Cuanto más se puede relajar y rendirse, su pareja más será capaz de dejarse ir. Pruebe uno o dos de estos ejercicios simples antes de dar un masaje para liberar cualquier tensión en sus brazos y manos.

 

1 Póngase de pie con la espalda recta contra la esquina de una pared o marco de la puerta. LLeve detrás de usted un brazo, y presione su mano contra la pared o sostenga el borde de la puerta de modo que pueda sentir el estiramiento en sus músculos del hombro. Trate de mantener su brazo en una línea recta lejos de usted, detrás de su cuerpo.

 

2 Cambie de posición para estirar el otro brazo.

 

3 Póngase de pie o siéntese cómodamente. Levante sus hombros hacia arriba, hacia sus oídos. Sosténgalos allí por unos instantes, luego déjelos caer. Libere cualquier tensión que se encuentre en los hombros. Repita y exhale cuando suelte los hombros.

 

4 Frote sus manos juntas vigorosamente durante un minuto o así. Descanse, completamente relajado, palmas hacia arriba en sus muslos. Imagine que una luz dorada se derrama en sus manos y sienta la energía que irradia de ellos.


Si deseas disfrutar de una auténtica sesión de masajes eróticos en Madrid, o masajes tántricos, visita nuestro centro de masajes eróticos y descubre el placer a través de nuestra amplia carta de masajes. Las manos de nuestras masajistas eróticas te harán vibrar.


ES EN FR

Masajes Eróticos y tántricos

Masajes Eróticos, Tántricos y Relajantes en Madrid
638 914 219